27 abr. 2017

Los señores de las tinieblas



Ilustración por Valentina.
Por M. H. Muñoz 
En Alianza de Medios Alternativos
A pesar de la histeria colectiva generada por la alerta roja, el consuelo es que el aire de Medellín no es el peor del planeta, ni siquiera el peor de América Latina.  O sea que ante la expresión de Malory Agudelo (@MaloryO_o) en twitter: “Estoy muy confundido, alguien puede decirme si ya se puede contaminar normal”, la respuesta es que se puede, prenda el carro, si lo tiene. Pero cuidado con dejarlo prendido dentro del garaje, porque se puede morir intoxicado. Préndalo en la calle, ponga las noticias o su música preferida, para que los muertos seamos todos. En los últimos treinta años, según estudios del epidemiólogo de la Universidad de Antioquia Elkin Martínez, han muerto más de cincuenta mil personas por razón de la contaminación atmosférica. La población de un pueblo como Girardota, al norte del Valle de Aburrá, diezmada por un asesino silencioso, disperso, múltiple, económicamente boyante, pero insostenible biológicamente. 

Todo aquel que gana un sueldo bueno quiere comprar carro. Es sinónimo de éxito en una sociedad mecánica. Es, por supuesto, un éxito artificial, síntoma de que se está inserto en la máquina. Mientras tanto los millones de gentes sin carro tenemos que viajar parados en el metro en las horas pico, apretándonos unos contra los otros: sardinas enlatadas al sudor. Y “colgados como unos micos” en los buses que trepan a velocidades de infarto por los callejones de los barrios populares de la ciudad. 

Hace tres años, porque no hay datos actuales, la contaminación atmosférica en Medellín mataba ocho personas diarias, una cada tres horas, tres mil por año. No obstante, Medellín no es todavía el municipio más contaminado del país, informa, en días críticos, El Colombiano: es La estrella, al sur, donde los vientos llevan toda la contaminación del valle de Aburrá. Un estrecho reducto de montañas donde diariamente, según cifras oficiales, circulan 382 carros nuevos, sumándose a los 1.348.000 que ya contaminaban, con la industria (que termina de enriquecer la toxicidad atmosférica). 
Y las medidas tomadas por la autoridad ambiental (Área Metropolitana) para paliar la crisis, como lo denunció con vehemencia el escritor Pablo Montoya: “son medidas falaces (…) porque no confrontan con beligerancia, valentía e inteligencia el protagonista más nefasto en la incrementación de la crisis: el lobby automotriz, el lobby constructor y el lobby industrial”.  

Ante estas fuerzas mortíferas cuya ambición de lucro no tiene fondo, el poder político es apenas una pantomima de burócratas que se reúnen para tomarse fotos y montarlas en las redes sociales, con 140 caracteres de buenas intenciones que aplacan a la prensa, pero no detienen la mortalidad del aire que respiramos.

Escribía Jaime Jaramillo Escobar, en su poema "Convocando el olvido":
Actualmente ser hombre es tener automóvil. Si ser hombre es tener automóvil, sería mejor ser automóvil.
De hecho hay muchos hombres para quienes la vida carece de sentido sin automóvil. En él se instalan durante el breve recorrido de su eternidad.
Y dice Jesús: “Bienaventurados los que no tienen automóvil, ni fornican con máquinas. Bienaventurados los que tienen las manos vacías porque ellos serán colmados de Nada”.








5 comentarios:

Espacio En Off dijo...

muy bueno, excelente descripción, que se encierren con sus mofles en sus casas...

Anónimo dijo...

Pues estas publicaciones repetitivas tampoco detienen "la mortalidad del aire que respiramos". No veo una campaña seria de concientización ciudadana. Solo artículos, uno tras otro, sobre el mismo tema, mostrando cifras, etc. Pero nada más.

Anónimo dijo...

10 formas de reducir tu huella de carbono (TODO BIEN MASTICADO)


1. Utiliza menos la secadora de ropa

Los tendederos y los rack de secado son una opción amigable con el planeta. Las secadoras de ropa producen una gran cantidad de CO2, al no utilizarlas bajas tu consumo de electricidad (y la cuenta), dejas de producir dióxido de carbono y, además, tienes como aliado al mejor quitamanchas que existe: el sol.



2. Desconecta el cargador de tu celular

Aunque no estés usando el cargador, si lo dejas conectado sigue consumiendo energía y contribuyendo al cambio climático, por eso los llaman “vampiros de energía”. Lo mismo pasa con el resto de tus aparatos si los dejas conectados: pantalla de TV, computadora, Blu-ray, DVD, etc. La mejor opción es comprar barras multicontacto, con estas podrás desconectar todas tus máquinas en un solo movimiento.



3. Mantén limpio tu refrigerador

El exceso de bolsas de plástico y empaques, así como mantener el congelador con hielo, hacen que tu aparato necesite más potencia para enfriar, y con ello se gasta más electricidad.



4. Saca la bicicleta

Muchos trayectos no justifican el uso del automóvil, ¿por qué no mejorar de paso tu salud recurriendo más a la bicicleta? (Considera también el transporte público).



5. Utiliza bolsas de tela cuando hagas el súper

Seguro esto ya lo sabías, pero uno de los mayores enemigos del medio ambiente el el uso excesivo del plástico, y usar cajas cartón o bolsas de tela al hacer el súper, es una medida necesaria.



6. Regresa al termo

Comprar botellas plásticas con líquido cada que tienes sed es poco amigable con el planeta, mejor compra un termo y lleva en éste tus bebidas. Un beneficio adicional es que podrás controlar mejor la calidad de los líquidos que ingieres pues los llevarás desde tu hogar, y no te arriesgarás con bebidas de dudosa calidad. Con el tiempo verás que el ahorro también será notable.



7. Reduce la ingesta de carnes

Ya se trate de cerdo, res o aves, el proceso para llevarlos a tu mesa gasta una gran cantidad de energía.



8. Mantén tu automóvil en buen estado

Si necesitas seguir utilizando tu coche, mantenlo en buen estado. Los autos con el mantenimiento adecuado, como las llantas infladas correctamente, generan menos emisiones de gases de efecto invernadero, además de que no te dejarán tirado en el camino.



9. Adopta plantas endémicas

Las plantas propias de la localidad donde vives no requieren demasiado uso de agua, y sus beneficios son mayores al absorber el CO2 del aire. Lo mejor sería que plantaras un árbol, pero si no cuentas con el espacio o las condiciones necesarias, puedes explorar algunas ideas alternativas como los jardines verticales.



10. Recuerda las tres erres

Busca tener presente siempre el significado de las tres erres y procura aplicarlas siempre que puedas: Reduce, Reutiliza y Recicla.

http://www.ngenespanol.com/naturaleza/ecologia/15/06/22/10-formas-de-reducir-tu-huella-de-carbono/


y si te interesa transformar, además de ciertas prácticas, que son fáciles de transformar, llegar a transformar el pensamiento: lee
https://es.wikipedia.org/wiki/Decrecimiento

Anónimo dijo...

Los señores de las tinieblas, asi señores de chimenea informativa se le debiera llamar a los señores que en horas de la madrugada descargan desde una camioneta gran cantidad de contrabando en la casa del concejal DIEGO CATAÑO , que irregularidades de una persona que debiera estar haciendo supuestamente control, y sus compañeros concejales le dan galardones y lo reconocen como un comerciante ejemplar de nuestro municipio, jajaja estamos muy mal señores del concejo.

Anónimo dijo...

Y que más se puede esperar del concejo, si el año pasado condecoraron al papá de Diego Cataño, luis Octavio como el mejor comerciante de Girardota, donde este señor es el mayor evasor de impuestos del municipio, usted en esa licorera consegui licor sin estampilla y cigarrillo de contrabando-

Publicar un comentario

Pueblo no se hace responsable de los comentarios anónimos de los lectores. Para más información escríbanos a chimeneainformativa@gmail.com